Aceite de almendras para la piel

Aceite de almendras para la piel
5 (100%) 3 votes

Uno de los primeros aceites naturales que probé fue el aceite de almendras. Eran numerosas las buenas críticas hacia este aceite natural que se escuchaban tanto en vídeos de internet, reseñados por las llamadas gurús de la belleza, como en opiniones vertidas en diferentes tiendas de cosmética y cuidado natural.

Cada vez que veía este aceite estaba acompañado de un buen comentario, una buena evaluación y numerosas listas con la cantidad de beneficios que el aceite de almendras dulces tenía para la piel y para el cuidado personal en general. Es por ello que investigué sobre él, lo probé y aquí os dejo algunas de mis conclusiones sobre las ventajas del aceite de almendras para la piel. Si lo probáis os encantará.

Aceite de almendras para la piel

Propiedades del aceite de almendras

El aceite de almendras como tal es rico en grasas monoinsaturadas, ácido oleico y ácidos linoleicos. Su color es transparente pero más bien tirando a amarillento. Es de textura líquida como cualquier aceite sin embargo no forma una especie de manteca como sí lo hace por ejemplo el aceite de coco durante las épocas de frío, sino que es de densidad ligera. Su olor es más bien neutro pero se aprecia algo de dulzor.

Como cualquier aceite de los ya vistos hasta ahora en la web, tiene numerosas propiedades a nivel cosmético y cuidado de la piel más concretamente, sin embargo, a diferencia por ejemplo del aceite de coco, el aceite de almendras dulces no se usa para cocinar, por lo que podemos afirmar que sólo es de uso externo: capilar, dérmico, etc.

Su alto contenido en ácidos grasos naturales hace que sea un aceite idóneo para tratar ciertos problemas de la piel como pueden ser las eccemas, los herpes, la sequedad o hasta el acné, aunque esto último suene en principio contradictorio. Su contenido también en vitamina E, puede ayudarnos a dar un mejor aspecto a la piel, para que parezca mucho más sana y joven ya que funcionaría en este caso como un antioxidante. Si añades unas gotas del aceite de almendras a tu crema habitual y la aplicas diariamente tanto por la mañana como por la noche, notarás como las arruguitas se irán minimizando poco a poco hasta desaparecer aquellas que son más superficiales y poco profundas.

Uso del aceite de almendras en la piel

Aceite de almendras para la piel

El aceite de almendras dulces recomendamos usarlo de las siguientes maneras:

  1. Directamente sobre la piel, húmeda o seca y recién limpia, para aplicar masajes de carácter relajante y/o terapéutico, si por ejemplo tenemos estrés (en el primer caso) o en cambio debemos tratar algún tipo de erupción cutánea o dermatitis (sería el segundo caso).
  2. Haciendo una mascarilla con otros ingredientes naturales como pueden ser el aguacate, la avena y agua. Las porciones de cada uno de ellos serían las siguientes: Añadiríamos dos cucharadas soperas de aceite de almendras dulces, medio aguacate maduro y triturado con la ayuda de un tenedor, 1 cucharada sopera de avena molida y unos 50 ml de agua caliente. Mezclamos todo bien hasta conseguir una pasta homogénea y cuando la mezcla este tibia procederemos a aplicar nuestra mascarilla por todo el rostro, dejando siempre libre la zona de alrededor de los ojos y los labios. Dejamos actuar durante unos 25 minutos y retiramos con la ayuda de un algodón o disco desmaquillante y agua templada. Esta mascarilla aportará hidratación y frescura a la piel dejándola mucho más suave y firme. Es una mascarilla que al ser natural puedes aplicarla en tu piel tantas veces como quieras pero si tienes una piel sana y con unos niveles de hidratación normales, puedes aplicarla tan solo una vez por semana o cada 15 días.
  3. Aplicarlo directamente sobre la tripa si estás embarazada. Su efecto hidratante y nutritivo te ayudará a combatir esas molestas y antiestéticas estrías que se ocasionan durante el embarazo.

Aceite de almendras para la piel

Nuestra recomendación es que adquieras el aceite de almendras de forma 100% natural porque así te aseguras de que es sólo aceite de almendras lo que estás aplicando a tu piel. Por otro lado te recomendamos que sea 100% aceite porque así serás tú misma la que lo apliques a cremas (faciales, corporales, capilares) y te saldrá mucho más económico que comprar una crema facial o corporal que ponga en su etiqueta que contiene aceite de almendras (que será cierto probablemente pero en unas cantidades nimias e insignificantes).

Por otro lado, recomendamos usar este aceite para las puntas del cabello si están quebradizas y/o secas. Aplicando un poco de este aceite sobre ellas, tanto en pelo húmedo como seco, aportarás un extra de nutrición que no sólo facilitará el cepillado posterior sino que también cuidará y nutrirá este cabello seco regenerándolo poco a poco y casi sin necesidad de cortar por lo sano. Eso sí, debes ser constante con su aplicación si quieres ver estos resultados.

Creadora y redactora de contenido. Nacida en 1984 al sur de España. Desde hace más de 10 años, la escritura se convierte en su pasión y principal afición sumada a la fotografía. Hoy dice tener la suerte de poder dedicarse, en parte, profesionalmente a ello. La mayor parte de su tiempo, lo dedica al estudio de oposiciones. Siempre con un libro entre las manos.

También te interesarán...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *