Aceite de karité para la piel

Aceite de karité para la piel
5 (100%) 3 votes

Aunque lleve años escuchándose los términos “manteca de karité”, no ha sido hasta hace relativamente poco cuando se ha empezado a conocer realmente sus beneficios y propiedades tanto para la piel como el cabello.

Actualmente suele ser uno de los “ingredientes” básicos de muchas cremas y lociones corporales además de champús y mascarillas capilares, pero ¿sabías que podemos usar en la piel y en el cabello aceite de karité puro? Si lo usamos de esta manera, sus propiedades serán mucho más efectivas y visibles que si lo usamos “mezclado” con otros componentes.

Aceite de karité para la piel

Si nunca has usado el aceite de karité y quieres probarlo para tu pelo o piel, a continuación te contamos sus muchas buenas características y propiedades, así como también os decimos el modo de aplicación para cada uno de sus usos.

¿Qué es el aceite de karité y de dónde se obtiene?

En la zona central de África, crece un árbol que recibe el mismo nombre: árbol de karité. Este árbol se localiza principalmente en Costa de Marfil, Mali, Burkina Faso o Sudán. A diferencia de otros aceites, este se extrae dejando sus semillas macerar al sol. Este proceso hace que estas semillas suelten ese aceite que posteriormente será utilizado para refinar o dejarlo en estado puro, dependiendo de sus fines.

Este aceite es utilizado desde la antigüedad principalmente para curar heridas superficiales de la piel, de ahí que una de las propiedades que más se conozcan de este aceite sea su poder regenerante.

Propiedades y beneficios del aceite de karité

Aunque hay mucha información acerca de este aceite para la piel, no siempre lo que se lee es cierto. Lo que sí es veraz son estos 4 principales beneficios que nos puede aportar el aceite de karité y están super comprobados:

  • Hidratación: El hecho de que sea un aceite y además que sea de karité nos permite asegurar su poder hidratante para la piel, el cabello y las uñas. El aceite karité nos permite hidratar nuestra piel y cabello en profundidad, aportando hidratación, suavidad y buen aspecto.
  • Protección: Gracias a sus vitaminas A, D, E y F, el aceite de karité crea una película en la piel al utilizarlo que nos protege de agentes externos como el frío, el sol o el viento. Uno de sus usos más comunes es como aceite post-solar ya que alivia y calma quemaduras.
  • Nutrición: Por todas las vitaminas vistas anteriormente, el aceite o manteca de karité (como también se le conoce), es ideal para cabellos y pieles secas. Este aceite nutre intensamente aportando agua y elasticidad a la piel y suavidad e hidratación al cabello.
  • Cicatrización y regeneración: El aceite de karité es un excelente agente curativo ideal contra quemaduras, cicatrices y morados. Este aceite se usa mucho en aquellas pieles que tienen cicatrices por heridas, acné u otras circunstancias, consiguiendo suavizarlas y minimizarlas visiblemente. Su poder regenerante previene el envejecimiento prematuro y minimiza las arrugas de expresión y por la edad. Se podría decir que reestructura la piel desde dentro hacia afuera aportando hidratación, nutrición y rellenando las capas rotas o incompletas como quemaduras o cicatrices.

Usos del aceite de karité para la piel y el cabello

Puedes usar el aceite de karité puro o bien aplicado en cremas y lociones hidratantes tanto ocasionalmente como a diario. Si tu piel es normal o grasa y empiezas a notar las primeras líneas de expresión, te recomendamos usar este aceite de forma ocasional cada semana o quince días a modo de mascarilla facial. Puedes ponértela y después retirar el exceso con un poco de agua tibia o bien puedes aplicarla y dejarla actuar durante toda la noche. Al día siguiente te levantarás con la piel suave y mucho más firme y nutrida.

Si por el contrario, tu piel es seca, presenta arrugas y necesita un aporte extra de hidratación, puedes hacer el aceite de karité tu crema diaria habitual. Aplícala cada noche con un suave masaje y notarás la diferencia en la primera semana de aplicación (si eres constante y la aplicas con la cara bien limpia y sin restos de maquillaje).

Para el cabello, podría aplicarse del mismo modo que en el rostro. Si tienes un cabello seco, áspero, sin brillo y que se encrespa con facilidad, aplicar un poco de manteca de karité por las puntas como si de una mascarilla capilar se tratase hará que tu pelo esté mucho más suave y sano. De esta manera evitarás cortar las puntas tan asiduamente.

Si nunca has probado el aceite de karité, desde Eco Chef te animamos a hacerlo. ¡No te defraudará!

Creadora y redactora de contenido. Nacida en 1984 al sur de España. Desde hace más de 10 años, la escritura se convierte en su pasión y principal afición sumada a la fotografía. Hoy dice tener la suerte de poder dedicarse, en parte, profesionalmente a ello. La mayor parte de su tiempo, lo dedica al estudio de oposiciones. Siempre con un libro entre las manos.

También te interesarán...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *