Alimentación ecológica para niños

Son numerosas las enfermedades que están relacionadas en mayor o menor grado con la calidad de nuestra alimentación, por lo tanto la primera herramienta curativa y preventiva que tenemos a nuestra disposición es la dieta, si esta es equilibrada y ecológica, los beneficios para ti y tu familia serán de gran importancia.

Come alimentos saludables y libres de veneno

Es imprescindible que conozcas esta característica de la alimentación ecológica respecto a la alimentación convencional: los alimentos ecológicos están libres de aditivos alimentarios que pudieran resultar peligrosos para tu salud y la de tu familia.

¿Pero qué pasa con los alimentos no provenientes de la agricultura o ganadería ecológica? Por poner tan solo algunos ejemplos, en los mismos podemos encontrar estas sustancias, debidamente camufladas con códigos alfanuméricos para que no sepamos qué estamos comiendo realmente:

Ácido clorhídrico

Lo encontramos tras el código E507, puede causar erosión en las mucosas del sistema digestivo, a su vez puede afectar el sistema respiratorio y la circulación sanguínea. Con una concentración de 40 mililitros por litro, esta sustancia puede causar la muerte de una persona.

Ciclamato

Edulcorante artificial que se esconde bajo el código de E952, en Estados Unidos está prohibido desde el año 1970 porque algunos estudios realizados con animales demuestran su vinculación directa con la aparición de cáncer de vejiga.

Glutamato monosódico

Es el potenciador del sabor más utilizado lo encontramos en el código E621. Se trata de una sustancia neurotóxica ya que afecta directamente a las neuronas, esto a su vez se relaciona con enfermedades como la esquizofrenia o la epilepsia, apuntando algunos estudios a que elevadas dosis de esta sustancia también pueden ocasionar pensamientos suicidas.

Si quieres cuidar de tu salud y la de los tuyos la alimentación ecológica es una de las mejores herramientas, ¿uno de los principales motivos? Asegura que aquello que comes no contiene ninguna sustancia que resulte tóxica y peligrosa para el organismo.

Menos fertilizantes, pesticidas, hormonas y antibióticos… Más salud

En los alimentos convencionales de origen vegetal vamos a encontrar las trazas de fertilizantes y pesticidas químicos utilizados de forma masiva, en cultivos que obviamente son intensivos.

La ganadería no ecológica también es intensiva, lo que significa que la carne que comemos contiene unas importantes cantidades de hormonas destinadas a acelerar el crecimiento de los animales.

Además, la ganadería intensiva no se plantea un control natural de las enfermedades, esto implica que de forma sistemática estos animales son sometidos a dosis continuas de antibióticos y otros fármacos.

Beneficios para ti y los tuyos, cuídate con una buena alimentación

Cuando cocinamos e ingerimos estos alimentos obtenemos numerosos nutrientes, por supuesto que sí, ¿Pero qué más ingerimos? Ya lo hemos visto, pesticidas, fertilizantes, hormonas, antibióticos y otros fármacos.

Las hormonas presentes en la carne no ecológica se relacionan con un mayor riesgo de cáncer, lo mismo sucede con los pesticidas y fertilizantes, no obstante, no existen estudios epidemiológicos que permitan afirmar este hecho, por lo tanto, tampoco existen estudios que permitan negarlo.

Los alimentos ecológicos, en el contexto de una dieta saludable y equilibrada, ofrecen un sinfín de beneficios para la salud de todos, principalmente, podemos resumirlos afirmando que estos productos no contienen sustancias que pongan en riesgo tu salud o la de los tuyos de forma reiterada.