¿Por qué te engorda el alcohol?

¿Por qué te engorda el alcohol?
Valóranos 🙂

El consumo cotidiano de alcohol nos engorda porque favorece un balance calórico positivo, es decir, nos ayuda a incorporar más calorías que aquellas que nuestro organismo es capaz de quemar a través de su metabolismo y la realización de actividades físicas.

De hecho, para perder peso necesitamos justo lo contrario, un balance calórico negativo, que es lo mismo que ingerir menos calorías que aquellas que nuestro organismo quema.

Pero como ya hemos mencionado anteriormente, el gran problema del alcohol es que no nos aporta ningún nutriente. Por ejemplo, cuando determinadas calorías que se encuentran en los hidratos de carbono se acompañan de buenas proporciones de fibra, estos hidratos de carbono se absorben de forma progresiva, lo que impide que sean almacenados en forma de grasa.

Pero en el caso del alcohol, éste no se acompaña de ningún nutriente, lo que significa que se absorbe y se metaboliza rápidamente convirtiéndose en grasa y almacenándose en forma de tejido adiposo, y nuestro organismo no obtiene nada de este proceso, pues no lo estamos nutriendo ya que no estamos ingiriendo nutriente alguno.

¿Dejar de beber alcohol adelgaza?

En nuestra búsqueda por regular nuestro peso corporal, disminuir el porcentaje de grasa y disfrutar de una apariencia más atlética y saludable investigamos continuamente acerca de soluciones milagrosas, pero lamentablemente éstas no existen y el simple hecho de dejar de beber alcohol tampoco es una panacea para la pérdida de peso.

Lo que sí es cierto es que en aquellas personas que consumen alcohol habitualmente, dejar de ingerirlo supondrá una reducción importante en las calorías consumidas diariamente, y esto nos ayudará a lograr más fácilmente un balance calórico negativo.

Además, otro efecto muy nocivo del alcohol sobre nuestro organismo es que éste debe ser metabolizado a través del hígado y actúa respecto al mismo como si se tratara de una toxina. El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo ya que es el responsable de un adecuado metabolismo de las grasas y de una adecuada eliminación de las toxinas, por lo tanto, el consumo habitual de alcohol lo satura.

Al dejar de beber alcohol, tenemos un hígado más saludable, que es más eficaz depurando nuestro organismo y metabolizando las grasas y esto resulta imprescindible para poder perder peso de forma efectiva, ya que si nuestro organismo no se encuentra en un estado óptimo, no es posible adelgazar de forma saludable.

Dejar el alcohol es un hecho que por sí sólo no nos va a permitir perder peso, pero si dejamos de beberlo ahora que sabemos cuánto engorda el alcohol, seguimos una alimentación saludable y equilibrada y practicamos ejercicio físico de forma regular, notaremos perfectamente cómo nuestro organismo se beneficia de este nuevo hábito.

También te interesarán...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *