El kéfir, un superalimento para sanar

Encontramos en el kéfir un superalimento fermentado por bacterias que resultan imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo, siendo el más conocido de ellos el kéfir de leche, un remedio natural y curativo con una textura líquida parecida al yogur y ligeramente más ácido. ¿Por qué te ayuda a disfrutar de una mejor salud? Te explicamos todo lo que necesitas saber.

Qué es el kéfir

En la actualidad el término «kéfir» está adquiriendo una gran importancia en el ámbito de la alimentación saludable, y en consecuencia terapéutica, ¿Pero exactamente a qué estamos haciendo referencia cuando hablamos de este superalimento?

Lo cierto es que la palabra «kéfir» sirve tanto para hablar de los microorganismos imprescindibles en la elaboración de este gran alimento así como para designar a la bebida de kéfir que finalmente se obtiene y cuyo consumo aumenta cada vez más debido a sus propiedades beneficiosas para la salud.

Qué es el kéfir

Cuando hablamos del kéfir de leche, el más conocido y empleado, estamos haciendo referencia a un alimento semejante al yogur que ha sido fermentado por bacterias y hongos específicos, derivándose de esta fermentación una composición nutricional y bacteriana verdaderamente curativa.

Los granos o gránulos de kéfir están formados por cultivos de bacterias y levaduras beneficiosas para nuestra salud, los mismos son añadidos posteriormente a la leche de vaca o de cabra, y actúan fermentando el azúcar naturalmente presente en este lácteo (lactosa), hasta la obtención final de la bebida de kéfir.

Propiedades del kéfir

¿Sabías que nuestra microbiota o flora intestinal está compuesta aproximadamente por 100 billones de microorganismos? Estos microorganismos (entre los cuáles podemos encontrar cerca de 1200 especies distintas) son imprescindibles no sólo para una buena salud digestiva, sino para un organismo plenamente en forma, ya que están estrechamente vinculados con el sistema inmunológico.

En este sentido, el aspecto medicinal más destacable del kéfir es su acción probiótica, es decir, refuerza nuestra flora intestinal previniendo así la posible colonización de bacterias nocivas que podrían llegar a causarnos una enfermedad infecciosa.

Propiedades del kéfir

No obstante, el impacto positivo del kéfir sobre la flora intestinal va más allá de la prevención de infecciones, las propiedades medicinales del kéfir podrían resumirse en los siguientes puntos:

  • Favorece la digestión, evitando el estreñimiento y regulando el tránsito intestinal.
  • Por su acción probiótica, el kéfir mejora la síntesis endógena de vitaminas del complejo B, las cuales son imprescindibles para obtener toda la energía posible de los distintos alimentos que ingerimos.
  • Al equilibrar la flora intestinal reduce el riesgo de cáncer de colon y contribuye a regular el peso corporal.
  • Es un tratamiento coadyuvante en diversas afecciones de la piel que tienen su origen en desequilibrios en la microbiota intestinal así como en la acumulación de toxinas.
  • El kéfir es un excelente depurativo para el organismo, ya que las bacterias intestinales forman un tejido linfoide asociado al intestino, lo que permite que a través de la linfa podamos depurar todas las toxinas acumuladas en nuestro cuerpo.

Cómo consumir el kéfir

El kéfir se consume generalmente en forma de bebida y puede ser tomado cotidianamente de esta misma forma, sin tratamiento alguno, no obstante, puede ser que prefieras tomarlo como si se tratara de una crema de yogur con miel o incluso con alguna mermelada casera, siendo también una excelente idea para combinar con zumos de frutas.

Cómo consumir el kéfir

El kéfir también puede utilizarse para ser añadido a saludables cremas de verduras o incluso a preparaciones de repostería como los bizcochos, aunque sí es cierto que no conviene aplicar mucha temperatura en nuestras preparaciones, ya que esto podría contribuir a la destrucción de las bacterias vivas presentes en este excepcional alimento.

¿El kéfir tiene contraindicaciones?

Como sucede en cualquier caso, este alimento no tiene por qué sentar bien a todo el mundo, a pesar de sus numerosos beneficios, por lo tanto, en aquellas personas con un estómago especialmente sensible se pueden experimentar síntomas como hinchazón abdominal o diarrea.

En el caso de un sistema inmunológico altamente deprimido debido a enfermedades o a terapias farmacológicas, conviene consultar con el médico antes de complementar la dieta con kéfir, ya que en este caso un suplemento probiótico tan potente como este podría resultar contraproducente.

También es cierto que el kéfir puede modular la absorción de algunos fármacos, por lo tanto, debes separar su ingesta de la toma de medicamentos.

Por el contrario, no presenta ninguna contraindicación para intolerantes a la lactosa, ya que los microorganismos presentes en el kéfir transforman la lactosa en ácido láctico.

¿Tienes alguna sugerencia o pregunta respecto a las propiedades del kéfir? En ese caso no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haznos llegar tu comentario, estaremos encantados de recibirlo.

Somos profesionales sanitarios y redactores apasionados por divulgar la información que necesitas para cuidar de la mejor forma posible de tu salud. Nos mueven las ganas de cuidarte.

También te interesarán...

2 Comentarios

  1. Maria dice:

    Hola Míriam, estoy tomando kefir para regenerar la flora pero me está pasando algo extraño. Estoy más animada, más centrada, menos hinchada y con una claridad mental increíble, pero estoy más estreñida, mis heces se volvieron amarillas y hoy tuve mucho moco vaginal oloroso. Lo comenté a una amiga y me dijo que estaba depurando y que era normal.. ¿Qué opinas???

    • Miriam Arana dice:

      Hola Maria,
      Lamento muchísimo que tu comentario no me haya llegado hasta hoy mismo debido a problemas de configuración que ya están solucionados 🙂 Me encantaría saber cómo evolucionó tu caso y si tuviste que interrumpir la ingesta de kéfir. Gracias por participar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *