Leche de almendras

Leche de almendras
5 (100%) 2 votes

La leche de almendras, al igual que otras leches y bebidas vegetales como la soja o la leche de espelta, cada día tienen más adeptos por lo que no es de extrañar ver como diferentes supermercados e hipermercados cada vez se hacen más con ellas incorporándolas en su catálogo de productos.

Estas bebidas y tipos de leche han sido sobre todo popularizadas, en un principio, por vegetarianos y veganos que no bebían leche de procedencia animal, para después ser consumidas por cualquier persona independientemente del tipo de dieta que siga. Son muchos los beneficios y propiedades que tienen para el organismo humano y en Eco Chef vamos a resumirlas brevemente. Hoy nos enfocamos principalmente en la leche de almendras, una de las que más se venden actualmente.

Qué es la leche de almendras

La leche de almendras, como su propio nombre indica, se hace a base de almendras crudas. En la receta casera para su elaboración, basta con tener almendras crudas y agua. Las proporciones serían las siguientes:

  • 1 taza de almendras crudas (ni tostadas, ni con sal ni otros añadidos).
  • 3 tazas de agua.

Si quieres elaborar tu propia leche de almendras, deberás:

  1. Dejar las almendras crudas en remojo durante toda una noche completa.
  2. Lavarlas bien después de eso y retirarles todo el exceso de agua.
  3. Añadirlas a una licuadora o batidora junto con el agua contenida en las tres tazas.
  4. La mezcla resultante la colaremos colocando en un colador una tela fina de malla. El agua que caiga será la leche de almendras. La pasta resultante, podremos utilizarla para cocinar cualquier plato al que le vaya bien el rico sabor de la almendra. También puede servir para preparar salsas.

Leche de almendras

Beneficios y propiedades de la leche de almendras

La leche de almendras es muy beneficiosa para el organismo humano debido a las siguientes propiedades que a continuación exponemos:

  • Alto contenido en vitamina E. Esta vitamina es antioxidante y ayuda a prevenir el cáncer además de retrasar y prevenir los primeros signos del envejecimiento.
  • Además de vitamina E también contiene otros nutrientes como el calcio, el potasio, el magnesio, el hierro, el zinc, proteínas, omega 6 y vitaminas D, A y B2. Todo esto nos indica que cuidará de nuestro cabello, uñas y piel, además de nuestros huesos y sistema cardiovascular.
  • Es baja en calorías y grasas por lo que no produce colesterol y sirve como bebida perfecta en dietas y regímenes alimenticios hipocalóricos.
  • Alto contenido en fibra soluble e insoluble por lo que es buena para regular el tránsito interno del metabolismo y ayudar al colon a realizar correctamente sus funciones.

Se ha hablado mucho también de las contraindicaciones de la leche de almendras debido a que muchas personas han sustituido la leche normal de vaca o la leche materna del bebé lactante por este tipo de bebida vegetal, lo cual es un error. A pesar de que es una leche nutritiva y rica en vitaminas y demás elementos, no deja de ser una leche baja en calorías y grasas. Puede provocar desnutrición en bebés y niños por falta de los nutrientes necesarios para ellos a estas edades.

Otra contraindicación bastante nombrada que se le relaciona a la leche de almendras es que puede producir alteraciones en el tiroides y bocio por un excesivo consumo de la misma. Pero, ¿por qué sucede esto? Las almendras crudas de por sí contienen sustancias químicas naturales que inhiben la absorción del yodo por parte del organismo. Esto da como resultado que la tiroides pueda verse afectada y causarnos «bocio» si bebemos bastante leche de almendras o el es único tipo de leche que bebemos. El bocio es el aumento de la glándula tiroidea (inflamación visiblemente del cuello por la parte inferior).

Como sucede con casi cualquier otra bebida, ya sea vegetal o química, el exceso en el consumo de la leche de almendras, además de producir alteraciones en el tiroides como ya hemos explicado puede desembocar también en alergias e intolerancias. Por ello, es conveniente consumirla alternándola con otra leche ya sea de origen animal (cabra, vaca…) o de origen vegetal (soja, sésamo, espelta, avellana, etc.).

Como cualquier otra bebida de origen vegetal, esta leche es idónea para aquellas personas que son vegetarianas/veganas y también para aquellas personas alérgicas o intolerantes a la lactosa.

Y tú, ¿has probado ya la leche de almendras? ¿Te gusta su sabor o prefieres otra leche vegetal?

Creadora y redactora de contenido. Nacida en 1984 al sur de España. Desde hace más de 10 años, la escritura se convierte en su pasión y principal afición sumada a la fotografía. Hoy dice tener la suerte de poder dedicarse, en parte, profesionalmente a ello. La mayor parte de su tiempo, lo dedica al estudio de oposiciones. Siempre con un libro entre las manos.

También te interesarán...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *