Leche de avellanas

Leche de avellanas
5 (100%) 3 votes

Si ayer os hablábamos de las buenas propiedades de la leche de almendras, hoy venimos con otro tipo de leche vegetal más, en este caso, se trata de la leche de avellanas. Si aún no la habéis probado y dudáis en hacerlo, desde Eco Chef os animamos a ello. Es de las que más nos gustan, ya no sólo por su sabor sino también por sus beneficios.

Tanto si quieres conocer un poco más sobre esta bebida vegetal como si quieres acabar por animarte a comprarla y probarla, te recomendamos que te quedes junto a nosotros a leer lo que resta de artículo.

Qué es la leche de avellanas: Preparación en casa

La leche de avellanas, como su propio nombre indica, se hace a base de avellanas. Sus dos únicos ingredientes para elaborarla es avellanas y agua. Como ingrediente excepcional, que ya depende del gusto personal de cada uno, se puede añadir algún tipo de edulcorante como el sirope de arce o de agave, miel, azúcar blanco o azúcar de caña.

Si se quiere elaborar en casa, la cantidad de ambos ingredientes sería la siguiente:

  • 250 gramos de avellanas crudas.
  • 2 litros de agua.

El proceso para la elaboración sería:

  1. Meter las avellanas en remojo durante la noche anterior.
  2. Al día siguiente, antes de pasar a preparar la leche de avellanas, procederemos a enjuagar las avellanas varias veces hasta dejarlas bien limpias.
  3. Añadir en una licuadora la cantidad indicada tanto de avellanas como de agua. Batiremos hasta conseguir una pasta cremosa de color blanquecino.
  4. Colaremos la pasta resultante con la ayuda de un colador y/o gasa, embotellando la leche de avellana resultante en botellas de vidrio aptas para frigorífico. Guardaremos la pasta de avellanas para hacer alguna receta de postre o repostería.
  5. Podemos endulzar la leche con alguna de las opciones dichas en párrafos anteriores, según el gusto del consumidor.

Si no quieres elaborarla en casa por falta de tiempo y prefieres comprarla ya hecha en supermercados e hipermercados debes saber que se vende ya hecha leche o bien en polvo para que únicamente quede por añadir el agua. ¡Como prefieras!

Beneficios de la leche de avellanas

Debido a su contenido en vitamina E, ácido fólico, cobre y magnesio, además de en grasas saludables y arginina (un aminoácido que favorece el sistema inmunológico) podemos añadir que la leche de avellanas tiene los siguientes beneficios para el organismo humano:

  • Favorece el sistema cardiovascular, fortaleciendo la salud del corazón, arterias y venas. Sus elementos, como el ácido fólico y la vitamina B6, ayudan a disminuir los lípidos que son los principales causantes de los infartos y otras enfermedades cardiovasculares. Dicho de otro modo: favorece la disminución del colesterol.
  • Por su contenido en calcio podemos indicar que favorece a los huesos y a evitar enfermedades como la osteoporosis y/o artritis.
  • El magnesio es un potente relajante muscular por lo que te ayudará a prevenir el estrés y la ansiedad. Podemos resumir en que la leche de avellanas relaja nuestro cuerpo y mente.
  • Evita el estreñimiento y favorece la flora intestinal.
  • Su contenido en vitamina E favorece el buen estado y salud de la piel, previniendo así el envejecimiento prematuro y la oxidación celular.
  • Ayuda a ser más fértiles por su aporte en zinc.
  • Estimula la producción de leucocitos, por lo que ayuda a mejorar nuestras defensas y nuestro sistema inmunológico en general.
  • Ayuda a mantenernos con energía ya que su alto contenido en hidratos de carbono así lo propicia.

Leche de avellanas

Como apuntes extras referidos a esta leche, añadiremos que:

  • Puedes beber leche de avellanas si eres intolerante a la lactosa.
  • Puedes beber leche de avellanas si eres vegetariano y/o vegano.
  • Puedes beber leche de avellanas, además se recomienda, si estás embarazada, ya que favorece la prevención de la anemia y por tanto del cansancio físico.
  • Puedes dar leche de avellanas a tu bebé o niño, aunque no de manera única. Tiene buenos y ricos nutrientes que favorecen el correcto desarrollo del niño.
  • Si necesitas un aporte extra de caloría debes saber que es una bebida bastante calórica si la comparamos con la leche normal de vaca u otras leches vegetales. Por lo tanto, si eres deportista o estás haciendo una dieta para adelgazar y/o ganar músculo, puedes tomar leche de avellana para conseguir la energía necesaria pero sin abusar.

Si aún no has probado esta rica leche te recomendamos hacerlo y que nos cuentes impresiones. ¿Te animas?

 

Creadora y redactora de contenido. Nacida en 1984 al sur de España. Desde hace más de 10 años, la escritura se convierte en su pasión y principal afición sumada a la fotografía. Hoy dice tener la suerte de poder dedicarse, en parte, profesionalmente a ello. La mayor parte de su tiempo, lo dedica al estudio de oposiciones. Siempre con un libro entre las manos.

También te interesarán...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *