Leche de sésamo

Leche de sésamo
5 (100%) 3 votes

Hace unas semanas os traíamos un artículo bastante interesante sobre una de las bebidas vegetales emergentes del momento: la leche de espelta. Hoy hacemos más o menos lo mismo pero en esta ocasión venimos a hablaros de la leche de sésamo. Si sois asiduos a este tipo de leches alternativas y/o bebidas vegetales os gustará los artículos que tenemos pensados para vosotros. ¡No os los perdáis!

Como decíamos al principio de esta entrada, hoy os hablaremos de la leche de sésamo, qué es, de dónde procede y cuáles son sus beneficios y propiedades más significativas para la salud de las personas. Si has decidido obviar un tiempo la leche tradicional de vaca y probar estas nuevas leches alternativas, te recomendamos probar la leche de sésamo. El principal motivo para esta recomendación: su riqueza en valores nutricionales.

Leche de sésamo

¿Qué es la leche de sésamo y cómo se consigue?

¿Te suenan las semillas de ajonjolí? Pues son las conocidas también semillas de sésamo. Gracias a estas podemos conseguir esta leche tan rica y deliciosa. Pero, ¿cómo se obtiene? Muy fácil: remojando las semillas de sésamo con agua y licuándola después. El resultado es una leche vegetal con el aspecto visual de la leche de vaca de toda la vida pero ideal para esas personas que son vegetarianas y/o que no pueden o no quieren tomar la leche de siempre (bien porque son alérgicas a la lactosa o bien porque por principios no comulgan con probar nada derivado del animal).

Como actualmente este tipo de bebidas vegetales están de moda, tendemos a pensar que son cosa o invento de ahora, pero no… ¡Estamos muy equivocados! El uso de estas leches vegetales, como la de sésamo entre otras, se remonta a la antigua Roma (siglo IV d.C) donde hay constancia de que solían mezclar el agua con esa semilla para obtener este tipo de bebida.

Características de la leche de sésamo

  • Tiene color blanquecino como otras leches vegetales: leche de almendras, leche de soja, etc.
  • Se puede tomar tanto fría, templada o caliente, y puedes tomarla tal cual viene en el tetrabrik al natural, o puedes también endulzarla con miel o azúcar de caña, si buscas endulzar de forma saludable.
  • Es una leche ideal para tomar o bien sola, o con cereales, o con algún tipo de producto soluble como el café, el cacao o el té latte.
  • Es una bebida alternativa que bien podemos introducir para los desayunos y/o en las meriendas.
  • Es rica en muchos nutrientes pero si destaca por algo es sobre todo por su buen aporte de proteínas y calcio.

Propiedades y beneficios de la leche de sésamo

Estas son algunas de las propiedades y beneficios más destacados de la leche de sésamo:

  • Es rica en lecitina, ácidos grasos insaturados, sobre todo omega 6 y omega 9, vitaminas y minerales. Destaca de estos últimos su contenido en calcio, como decíamos previamente.
  • Si eres una persona con colesterol alto, consumir un vaso de leche de sésamo al día puede ayudarte considerablemente a bajar este colesterol.
  • Si tienes estrés acumulado, tienes una actividad diaria intensa (trabajo, estudios, deporte, etc.), esta bebida viene genial para prevenir el cansancio acumulativo y el agotamiento.
  • Es perfecta para músculos y huesos.
  • Si estás a dieta y quieres bajar de peso, la leche de sésamo al tener lecitina (muchos productos diuréticos incorporan este complemento en sus cápsulas complementarias a una dieta), disuelve con mayor facilidad la grasa y tiene un gran poder laxante.
  • Si sufres de estreñimiento ocasional o habitual, tomar leche de sésamo te ayudará a ir regularmente al baño, mejorando incluso tu flora intestinal.
  • Es una leche con efecto saciante. Lo cuál también ayuda bastante a no picar entre horas.

¿Cómo hacer leche de sésamo en casa?

Si te ha entrado el gusanillo de la curiosidad y quieres probar la leche de sésamo pero hacerla tú mismo en casa, a continuación te decimos las cantidades y cómo hacerlo:

  • 1/2 litro de agua.
  • 1/4 de vaso con semillas de ajonjolí.

Lo primero que haremos será moler con la ayuda de un molinillo, las semillas de ajonjolí. Una vez estén bien trituradas, las añadiremos a la cantidad de agua seleccionada, es decir, medio litro, ni más ni menos. Las removemos un poco con ayuda de una cuchara y dejamos macerar entre 4 o 5 horas. Una vez pasado este tiempo, la licuamos con la ayuda de un colador y endulzamos al gusto. Puedes tenerla hasta 3 días sin pasar por el refrigerador, pero es conveniente enfriarla si queremos que nos dure algo más de tiempo y conserve intactas todas sus propiedades.

Si te ha gustado nuestro artículo con toda la información importante sobre la leche de sésamo, no olvides estar ojo avizor para nuevas recomendaciones de leches vegetales y/o alternativas. Y si algún día quieres ver todo nuestro recopilatorio sobre las mismas, pasa por el siguiente enlace: ¡Esto es la leche! Allí las encontrarás todas.

Creadora y redactora de contenido. Nacida en 1984 al sur de España. Desde hace más de 10 años, la escritura se convierte en su pasión y principal afición sumada a la fotografía. Hoy dice tener la suerte de poder dedicarse, en parte, profesionalmente a ello. La mayor parte de su tiempo, lo dedica al estudio de oposiciones. Siempre con un libro entre las manos.

También te interesarán...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *